viernes, 27 de mayo de 2016

Primaveras en Galicia

A La luz de la luna todo se muestra con esa belleza que sólo la nocturnidad del que la disfruta
 sabe apreciar.


Los días se cubren de colores y una despedida en cualquier momento
 puede ser la mejor gama cromática que jamás hayas disfrutado.


Adornando nuestros ríos
 la mejor de las arquitecturas, 
esas que tienen el peso del esfuerzo y la familiaridad del que las mima.




Remanso de paz en verano o fiereza contenida en invierno, 
raudales de emociones en primavera o danzarines otoñales, 
nuestros ríos se transforman con cada estación. 



Mar que siendo bañera puedes desatar la más grande de las tempestades o la mejor de las calmas y es que en Galicia, sentir el azul, tiene graves consecuencias para el corazón, una vez que lo descubres, no podrás vivir sin él.


Todo lo envuelve la naturaleza, dulcificando el abandono, calmando el espíritu. Tu corazón en ella respira el verde y bombea amor.


Cualquier puerta se te abrirá a un mundo, 
en el que lo importante son los pasos con los haces el camino.



Somos caminantes de lo propio y sembramos recuerdos por donde pasamos.
Nuestras moradas son de puertas y ventanas abiertas. Aquí en Galicia encontrarás el mejor de los anfitriones
 la hospitalidad.




Pueblo con grandes huellas del pasado, 
con raíces fuertes y profundas.
Así es mi tierra.



Publicar un comentario